Mi impresión de Wilson como estudiante de intercambio

Entrado a Wilson- Abby nos cuenta su experiencia como estudiante de intercambio.

Entrado a Wilson- Abby nos cuenta su experiencia como estudiante de intercambio.

Abby Comba, Contribuidora

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Soy de Argentina y estoy viviendo en Washington, DC por un año. Vine en busca de nueva gente y nuevas experiencias y acá en Wilson High School las estoy encontrando.

Llegué a los Estados Unidos con un programa que se llama American Field Service (AFS), que es una organización sin fines de lucro que busca estudiantes que quieren ir a estudiar al extranjero y familias que quieran alojarlos y contenerlos por el tiempo que dura su programa.

La idea de ir a otro país a hacer un año de secundaria la tuve desde chica porque mi papá hizo un programa parecido cuando tenía mi edad y siempre cuenta de su buena experiencia.

Estoy acostumbrada a un colegio. Mi colegio. El mismo colegio al que voy desde que tenía seis años; con mis mismos 40 compañeros desde que tenía seis años, que ya son como hermanos. Es un colegio donde todos saben el nombre y apellido de todos.

Ahora, en un colegio de casi dos mil estudiantes las cosas son diferentes. Ya pasó un mes de clases y sigo viendo gente por primera vez. Al principio, se sentía un poco intimidante. Es desafiante hacer amigos en un lugar donde hay tanta gente. Igualmente, disfrute y sigo disfrutando este proceso de establecer amistades y es un lindo y divertido desafío en el que estoy aprendiendo mucho. Aprendiendo de la gente y tambien aprendiendo y conociéndome a mi misma.

Una de las cosas que mas me gusta del colegio es que tiene mucha diversidad. Estar en un colegio así de grande abre puertas a muchísimas más oportunidades y muchísima diversidad de gente para conocer. Estoy teniendo la oportunidad de conocer personas muy diferentes y de otras realidades, que es una de las cosas que vine buscando.

Washington DC es una ciudad hermosa. Una de las grandes diferencias con la ciudad donde vivo es la libertad que tengo de moverme sola. Estoy disfrutando mucho la comodidad del metro y la independencia que te da. Esa independencia en Córdoba, mi ciudad en Argentina, no la tengo tanto.

Este año recién empieza y estoy muy feliz de estar acá viviendo esta experiencia de conocer y aprender sobre diferentes culturas, costumbres y personas.