Resolviendo el hacinamiento en Jackson-Reed

 

Para abordar el hacinamiento en Jackson-Reed, DCPS ha decidido instalar seis aulas portátiles en el estacionamiento de profesores. Estas aulas portátiles proporcionarán el espacio de clase que tanto se necesita.

La propuesta provino originalmente del Equipo Asesor Escolar Local de Jackson-Reed (LSAT). El LSAT es un grupo de padres, maestros y miembros de la comunidad encargados de asesorar al director Bargeman sobre asuntos relacionados con la escuela. El hacinamiento en Jackson-Reed ha sido un punto de discusión importante en el grupo durante años, y cobrará más importancia a partir de 2021.

El profesor de química y miembro de LSAT, Will Gomaa, cree que las aulas portátiles son una buena solución a corto plazo. “Se hace en otras escuelas del distrito y en miles de otras escuelas en todo el país. Es la solución obvia”, dijo.

La presidenta del LSAT, Melody Molinoff, explicó que están muy entusiasmados con este nuevo desarrollo. Sin embargo, también reconoce que todavía hay algunos problemas con esta solución. “[DCPS] prevé que [las aulas portátiles] no se conectarán a la electricidad ni al agua hasta el final del año [natural]. Eso no es ideal porque necesitamos que estén funcionales al comienzo del año escolar 2022-2023”.

Con una capacidad de carga de 1840 estudiantes, Jackson-Reed ya está muy por encima de la capacidad con 2110 estudiantes y sigue creciendo. Según Molinoff, el hacinamiento ha provocado la falta de zonas comunes y dedicadas a los maestros, el desgaste adicional del edificio, los pasillos abarrotados y la incapacidad de la escuela para ampliar las oportunidades académicas.

“Tenemos que usar todo el espacio disponible para cumplir con los requisitos de las clases obligatorias. Por lo tanto, es difícil pensar de forma creativa cuando se trata de lo académico”, dijo. Es por estas razones que Molinoff cree que es crucial que los portátiles estén listos al comienzo del año escolar.

Otros problemas con las aulas portátiles incluyen encontrar espacios de estacionamiento de reemplazo. Con el estacionamiento de profesores ocupado por salones portátiles, el personal de Jackson-Reed deberá estacionarse en otro lugar. “Estamos buscando obtener el permiso del Departamento de Transporte de DC para estacionar a lo largo de Chesapeake Street”. Dijo el director Bargeman. Las reglas de estacionamiento a lo largo de la calle tendrían que modificarse para acomodar el estacionamiento de maestros.

Si bien las aulas portátiles son fomentadas por el LSAT, reconocen que se necesitan otras modificaciones en Jackson-Reed y una solución holística a largo plazo para el hacinamiento.

Bargeman dijo que la escuela está explorando agregar dos períodos al horario normal de todos los días, un 0 y un noveno período. “El período 0 sería en la mañana, antes del día escolar regular. Y lo que llaman el noveno período sería después de la escuela”. él dijo. Aunque los detalles no son concretos, Bargeman explicó que tomar clases en estos períodos sería opcional y debería ayudar a Jackson-Reed con el hacinamiento.

Además, el canciller Ferebee anunció recientemente la apertura de la escuela Macarthur Neighborhood School como escuela secundaria pública. Isabel Vázquez, profesora de español y miembro del LSAT, explicó que la escuela Macarthur atraería a estudiantes de la escuela secundaria Hardy. Esto eventualmente disminuiría el número de estudiantes matriculados en Jackson-Reed. Pero también enfatizó que si bien la escuela Macarthur puede brindar alivio a Jackson-Reed en unos pocos años, no hará mucho en el corto plazo.

Gomaa compartió este sentimiento. “Esta es una respuesta completamente inútil para el próximo año escolar. Ese edificio no estará abierto de ninguna manera o forma”, dijo.

Con aulas portátiles en el horizonte, la comunidad de Jackson-Reed puede esperar un poco de alivio del hacinamiento. Pero se necesitarán otras soluciones para aliviarlo a largo plazo. •