Cómo la recesión se robó la Navidad

Kavita O'Malley

 

Las Navidades siempre han sido mi fiesta favorita de todo el año. Mi familia lo decora todo, desde los cuartos hasta la cocina, y también el exterior de la casa. Pero la gran decoración siempre será el árbol. Cubierto de luces, adornos sentimentales, y rematado por el único ángel verdadero (si, soy yo), sirve para juntar todo lo mejor de la celebración. 

Pues, cómo uno podría imaginar, cuando oí que había una falta de árboles, estaba sorprendida y fui a investigar inmediatamente. Lo que descubrí fue muy interesante, y ni cerca de lo que había esperado. 

En 2008, la recesión causó que hubiera menos consumismo, y bastantes negocios tuvieron que cerrar. Entre ellos estaban varias granjas de árboles. Los que no cerraron completamente sembraron menos árboles; árboles que hubieran estado madurados  ahora. Entonces, la falta de árboles que vemos este año es la consecuencia de no haberlos sembrado hace trece años. 

Esta escasez también se atribuye a los efectos del cambio climático que hemos visto por todo él mundo. Sequías e incendios forestales en estados cómo Oregon y California donde hay una gran cantidad de producción han causado grandes caídas en las provisiones nacionales. 

Algunos buscarán una alternativa mejor para él medio ambiente, cómo árboles artificiales. Pero, estos árboles también están en él en medio de una falta de producción, está vez por la recesión del COVID-19. Desde que empezó la pandemia, hemos estado viendo atrasos y escasez de las cadenas de producción por todo él mundo. Esto, junto con los costes de transporte más altos que nunca, está aumentando él precio en las cantidades limitadas de árboles artificiales en los EEUU. 

La escuela bilingüe Oyster-Adams, ha tenido una venta anual de árboles de navidad desde principios de los años 2000. Esta venta es uno de los eventos para recaudar fondos más grandes que tienen en todo él año, típicamente generando alrededor de $12.000 anualmente. Dirigido por padres voluntarios y apoyado por la comunidad unida de OA, sirve para financiar excursiones, materiales de clase, el programa de arte, y más. 

Voluntario principal y padre de OA, Brian O’Malley se encontró con muchas dificultades este año en el proceso de obtener los árboles y por un tiempo temían que no iban a poder tener la venta. Desde el principio, Oyster Adams ha obtenido sus árboles de la misma granja, pero este año han tenido que encontrar una diferente. “Empezamos a llamar a otras granjas y todos estaban diciendo que ya no tenían árboles. Finalmente, oímos que una escuela primaria pequeña en él noreste de DC estaba teniendo su venta entonces uno de nuestros padres voluntarios mandó un correo al presidente de su organización de padres y maestros para pedir la información de donde encontraron los árboles”, dice O’Malley. Al final, los organizadores compraron sus árboles de una granja en Harford County, Maryland y la venta empezará  él 4 de diciembre. Además de tener que recoger los árboles ellos mismos, los voluntarios también se tienen que preocupar de la cuestión de los precios. 

“Vamos a tener que cobrar más,” dijo O’Malley. “[Pero] espero que nuestros clientes entiendan que hay una falta de árboles. No estamos tratando de estafarlos. Solo es que nosotros estamos pagando más por nuestro lado.” Los organizadores esperan tener la misma participación que en otros años para poder apoyar y financiar actividades divertidas para los estudiantes. 

Este año deberías estar preparado para comprar un árbol rápidamente y considerar salir a apoyar una venta local. Incluso, nuestro propio equipo de Wilson Crew tiene una venta de árboles. Pero si él árbol no llega para juntarlo todo, no olvides lo que verdaderamente importa durante las festividades. •